Responsabilidad Corporativa

Responsabilidad Corporativa

La preocupación por el medio ambiente ha propiciado cambios importantes en nuestro entorno. Uno de ellos ha sido, por ejemplo, la introducción y el desarrollo del concepto de Responsabilidad Medioambiental, que sirve para evaluar hasta qué punto nuestras prácticas ayudan al equilibrio del planeta. En otras palabras, este término habla del grado de compromiso que, como empresa, tenemos hacia el entorno que nos rodea.

¿Cuánto minimizamos el impacto que nuestra actividad tiene sobre el territorio?
Desde Flors i Violes desarrollamos una serie de principios y acciones encaminadas a reducir al mínimo nuestra huella ecológica y nuestro impacto negativo sobre el entorno.

Producto local y producto ecológico

Como distribuidora comprometida con el medio ambiente, intentamos dar prioridad al producto local o ecológico por tener numerosos beneficios sociales y ambientales.

El producto local, además de ser un producto de elevada calidad, posee una serie de atractivos que lo hacen más sostenible. Por ejemplo, permiten el desarrollo de la agricultura local, fomentan la conservación del territorio y el paisaje, y es un producto cuya huella ecológica esta muy por debajo de todos aquellos productos que son importados.

Como distribuidora comprometida con el medio ambiente, intentamos dar prioridad al producto local o ecológico por tener numerosos beneficios sociales y ambientales. El producto local, además de ser un producto de elevada calidad, posee una serie de atractivos que lo hacen más sostenible.

Patata Roja Ibicenca

Asimismo, el producto ecológico, posee los mismos beneficios que el producto local, a las que hay que sumar la ausencia de fitosanitarios, con lo que se evita la contaminación de suelos, agua, aire y asimismo, la contaminación de los propios alimentos.

Por estos motivos, intentamos priorizar el suministro de productos de proximidad o Km 0, sin embargo, la elevada demanda existente en los meses estivales hace que siga habiendo una fuerte dependencia a la importación de productos frescos procedentes de la península.

Cuanto más apoyemos la agricultura local menor será la dependencia con las importaciones y por lo tanto, menor será la huella ecológica asociada.

Huella ecológica

Zero Waste

Como empresa, somo conscientes que nuestra actividad genera unas emisiones de CO2. Desde la Responsabilidad Ambiental corporativa calculamos nuestra huella de CO2 anual y la compensamos con la donación del importe correspondiente a diferentes proyectos nacionales e internacionales de preservación del Medio ambiente.

Residuos

Para sumarnos al movimiento “Zero Waste” o “Cero Residuos” ponemos todo nuestro empeño en reducir al mínimo la presencia de residuos en la cadena de transporte. De esta manera, y cumpliendo siempre con las condiciones sanitarias, los productos son suministrados a granel, evitando la presencia y el uso de plásticos en la medida de lo posible.

Además, los productos son suministrados en cajas de plástico duro reciclado y reutilizable, de manera que el producto se entrega en un soporte cíclico que evita la generación de residuo.

Zero Waste

Digitalización del sistema de pedidos

En la línea del compromiso “Zero Waste”, ponemos a disposición del cliente la posibilidad de realizar los pedidos de forma rápida, cómoda y sencilla, sin que intervenga en ella, consumo alguno de papel.

La entrega diaria de albaranes para la comprobación en la recepción del pedido hace que se genere una gran cantidad de papel pero gracias al sistema Click to Receive, nuestros pedidos se realizan de forma ágil y sencilla en formato digital y una vez comprobados en la recepción, se envía una copia del albarán digital a la dirección de correo electrónico que la empresa facilita.

De esta manera evitamos generar un futuro residuo y se facilita la gestión de albaranes para la facturación.

Segunda Vida

Como distribuidora de productos frescos perecederos, es fácil encontrarse con productos que no reúnen los estándares de consumo, pues pasados unos días, los productos que no son vendidos van perdiendo firmeza o presencia.

Estos productos están en perfecto estado de consumo, sin embargo, su presencia ha dejado de ser atrayente para el cliente.

Para que esta mercancía no acabe en la basura, desde la responsabilidad corporativa, hemos buscado la manera de darle una segunda oportunidad, una segunda vida.

Así pues, estos productos son entregados a diferentes organizaciones o entidades a coste cero, para que puedan ser empleados y no acaben en el vertedero.

En España, en 2019, se tiraron más de 1.300 millones de kilos de comida a la basura, dato que sigue incrementándose año tras año. Por eso, es nuestra responsabilidad no sumar ni un kilo más, en la medida de lo posible.

Apoyo a instituciones

Hasta ahora hemos nombrado alguna de las acciones que llevamos a cabo de forma interna y propia de la empresa para reducir al máximo nuestro impacto negativo sobre el Medio ambiente. Sin embargo, nuestro compromiso no acaba ahí, pues somos conscientes de que no solo se trata de minimizar los impactos negativos, también se puede contribuir para generar impactos positivos.

En esta línea de acción, Flors i violes realiza cada año donaciones económicas a diferentes entidades de la Isla para apoyar toda acción encaminada a la preservación y conservación del territorio. Este año colaboramos con Proartso e Ibiza Conciencia.