Atención! La entrega se realiza los días Martes y Viernes en la isla de Ibiza.
OFERTA

Vinagre Balsámico de Módena Ecológico

Envase de 250 gr.

3,45 
Selecciona la cantidad de productos que desees:
Tienda

El vinagre balsámico de Módena se ha utilizado durante miles de años por sus propiedades astringentes y desinfectantes, así como conservante y saborizante de alimentos. En los textos históricos, el Vinagre Balsámico aparecía como cura milagrosa. Actualmente, se utiliza prácticamente para tratar todo, y es que, además de sus virtudes culinarias es anti-bacteriano y tiene propiedades anti-virales.

El vinagre balsámico se obtiene de una mezcla de vinos, en la que intervienen vinos tintos y blancos, los cuales han sido producidos a partir de uvas de las variedades: trebbiano, uniblanc, Malbec o barbera. Dentro de sus características se destaca un sabor fuerte y ligeramente dulce. Los producidos industrialmente suelen tener procesos de maduración de 4 o 5 años, mientras que las versiones más limitadas maduran al menos 12 años.

El acetato balsámico se prepara pasando por las tres fases de elaboración de cualquier vinagre, lo único que diferencia este vinagre de los demás es el complicado y elaborado proceso de cada una de las fases:

Fermentación alcohólica. En el que se emplean uvas de trebbiano principalmente, los mostos obtenidos se concentran (de 100 kg de uva trebbiano se obtienen 70 litros de mosto fresco que luego de la cocción se reducen a 30 litros) y se fermentan alcohólicamente.

Oxidación acética. Se emplea una variante del método de Orleans al igual que en la antigua elaboración de los vinagres, que consistía en llenar toneles en forma de cascada de vino y vinagre, en la misma proporción, y cada vez que se sacaba una cantidad de vinagre se le rellenaba con la misma cantidad de vino.

La maduración o envejecimiento. Los buenos vinagres balsámicos dicen que deben haber madurado en toneles de madera al menos 12 años. En el siglo XV se elaboraban con envejecimiento de, por lo menos, 40 años.

El principal esfuerzo se realiza en la última etapa, en la que se emplean pequeños toneles de diferentes maderas: roble, morera, castaño, cerezo, enebro y fresno. Durante el proceso de maduración se van cambiando los contenidos y mezclando entre ellos con vinagres más jóvenes en toneles cada vez más pequeños, siguiendo unas pautas y unas reglas secretas que pasan de generación a generación dentro de los elementos de una familia elaboradora.

Gracias a este elaborado proceso, los vinagres balsámicos cuentan con una serie de beneficios que a continuación enumeramos. El polifenol es un antioxidante que se encuentra en las uvas y, por tanto, está presente en los vinagres balsámicos. Los antioxidantes mejoran el sistema inmunológico y protegen contra los agentes que pueden dañar las células del cuerpo. También ayudan a proteger contra enfermedades del corazón y cáncer.

Los Vinagres balsámicos pueden suprimir el apetito y aumentar la cantidad de tiempo que tarda el estómago en vaciarse. Esto ayuda a evitar comer en exceso y ayuda al cuerpo a digerir la comida correctamente. Los Vinagres balsámicos son una rica fuente de potasio, magnesio, calcio y hierro. Estos minerales son vitales para el funcionamiento del cuerpo y contribuyen al mantenimiento de un peso corporal saludable. El ácido acético presente en estos vinagres balsámicos ayuda a absorber estos y otros minerales en el cuerpo y puede mejorar la ingesta de calcio para ayudar a fortalecer los huesos. Son bajos en grasa, colesterol y sodio, por lo que son una alternativa saludable para aderezos.

El consumo de los vinagres balsámicos ayuda a reducir los niveles de colesterol ‘malo’. La reducción de los niveles de colesterol LDL (el ‘malo’) es de los beneficios más documentados del vinagre balsámico. Sus antioxidantes neutralizan células tóxicas que aumentan los niveles de dicho colesterol, el que se acumula en las arterias y reduce su diámetro.

Combate la hipertensión. Añadir una cucharadita de vinagre balsámico de Módena a tus platos no solo mejorará su sabor, sino que puede ayudarte a controlar la hipertensión. Un estudio con ratones hipertensos comprobó que los animales que lo habían consumido de forma regular habían mejorado sus niveles de tensión arterial.

Mejora la circulación. Al igual que las uvas y el vino de los que procede, el vinagre balsámico evita que las plaquetas se aglutinen, lo que evita la formación de trombos causantes de ataques cardíacos. Ahora se estudia también si los propios polifenoles del vinagre balsámico mejoran la circulación. Los Vinagres balsámicos mejoran la sensibilidad a la insulina, que promueve la regulación del azúcar en la sangre. A menudo, esto puede reducir los efectos secundarios asociados con la diabetes.

Mejora el aspecto de la piel. La explicación está en las sustancias antimicrobianas, el ácido acético y los antioxidantes que contiene. Beber un vaso de agua con una cucharada de vinagre balsámico al día hará que tu piel parezca más fresca y limpia.

Salud de los huesos. La pepsina y el ácido acético ayudan a mejorar la absorción de los minerales esenciales en el cuerpo, tales como el calcio y el magnesio. Ambos minerales son abundantes en nuestros vinagres balsámicos y son vitales para mantener los huesos sanos y fuertes.

Compra Mínima 30€