Atención! La entrega se realiza los días Martes y Viernes en la isla de Ibiza.
OFERTA

Queso Mozzarella ecológico

Envase de 100 gr.

1,90 
Selecciona la variante o cantidad de productos que desees:
Tienda

El queso mozzarella ecológico tiene un aspecto fresco, suave y brillante, de apariencia húmeda. Su firmeza, la frescura y blancura son la garantía de un producto de calidad. Contiene un olor láctico y una textura ligeramente viscosa y elástica, no tiene corteza y la pasta es prensada y fresca con un gusto suave y cremoso.

De acuerdo con las técnicas de fabricación de la Mozzarella, el primer paso es dejar reposar durante la noche la leche de vaca o búfala con el suero de leche (el líquido que se separa de la cuajada), esta mezcla se calienta al día siguiente entre 33 y 39 ° C para provocar la rápida coagulación después de añadir el cuajo.

Después de la coagulación, la cuajada que resulta se corta en trozos pequeños y se separa del suero de leche. Luego se debe dejar reposar durante unas pocas horas hasta que la cuajada se acidifica. Posteriormente, se añade agua en ebullición para obtener una masa compacta y elástica, de esta forma el queso se puede extender y estirar de manera uniforme sin romperse, luego se coloca sobre planos inclinados con el fin de extraer los residuos de suero de leche. La masa se corta luego en tiras y se ponen en bandejas; se sumergen en agua caliente para que la masa se funda, después de fundida, se eleva y se estira hasta que sea homogénea.

La pieza de queso se corta en bolas a mano y se colocan en los moldes. Estas bolas se sumergen en agua fría para reafirmar la consistencia, luego se empapa en agua de sal y finalmente se embalan con una mezcla de agua y suero.

La presencia significativa de sustancias proteicas y flora láctica, con alto contenido de vitaminas, minerales y calcio en su riqueza, lo convierten nutricionalmente en un producto excelente. La mozzarella es baja en grasa, rica en proteínas y en calcio. También es rica en fósforo y vitaminas solubles en agua (B1, B2, B6 y niacina). Funciona como una buena fuente de zinc y vitamina E, útil contra el envejecimiento de los tejidos. A diferencia de muchos otros quesos, es muy baja en sal, lo que lo hace apropiado para las personas propensas a sufrir de hipertensión.

Una porción de 40 g de mozzarella de leche de vaca proporciona un promedio de 100 Cal, 7 g de proteínas, 7 g de grasa y 180 mg de calcio, 20% de la ingesta diaria recomendada.

El queso mozzarella también es menos rica en grasa que la mayoría de los quesos duros, pero sus contribuciones están cerca de la media de los quesos.

Mozzarella toma su nombre de su proceso de fabricación específico. En italiano, el verbo mozzare significa “cuajadas de trabajo de mano” la cual se extendía en cinta y luego se cortaba en bolas. El término “mozzarella” aparece por primera vez en Italia en 1570 en el libro de cocina Bartolomeo Scappi, jefe de cocina del corte papal. Sin embargo, la fabricación de quesos con leche de búfala ya se hacía en el siglo XII. Más tarde en el siglo XIV, este queso cubría la demanda de los mercados de Nápoles y Salerno. Pero no llega a ser tan popular sino hasta finales del siglo XVIII después de la creación de una cría de búfalo por parte de los Borbones.

Hoy en día el mayor volumen de producción es con leche de vaca, sin embargo, aún se mantiene la producción artesanal con leche de búfala bajo la etiqueta Mozzarella de búfala campana DOP (Denominación de Origen Protegida), la cual garantiza un producto elaborado con técnicas tradicionales definidas en las especificaciones de la etiqueta, cuya leche proviene de cuatro regiones del sur de Italia, Campania, la Lazio, Puglia y Molise y la parte de las provincias de Benevento, Roma, Nápoles, Frosinone, Latina, Foggia Isiernia.

 

 

 

Compra Mínima 30€