Atención! La entrega se realiza los días Martes y Viernes en la isla de Ibiza.
OFERTA

Caldo de pollo ecológico

Envase de 1L.

4,95 
Selecciona la cantidad de productos que desees:
Tienda

Caldo de pollo ecológico listo para consumir, obtenido haciendo hervir durante más de 3 horas pollo y hortalizas de temporada. Al terminar la cocción se sazona ligeramente con sal atlántica. El colado (no filtrado) maximiza la concentración de los nutrientes y proporciona una textura y sabor únicos. Elaborado con verdura recién recolectada.

Ingredientes: Agua, pollo*, zanahorias*, cebollas*, nabo*, APIO*, sal marina. *De agricultura biológica.

Uso: Listo para consumir. Agitar antes de usar. Para disfrutar de un reconfortante caldo a cualquier hora del día y como comodín en la cocina para preparar variados platos.

El caldo tradicional de pollo ecológico, además de ser una comida reconfortante, obtenemos aminoácidos, que tienen propiedades antiinflamatorias y efectos calmantes, por lo que también podría ayudarnos a dormir. Un caldo de pollo es muy recomendable para acelerar la recuperación de ciertos virus leves. Podría ser un tratamiento complementario para tratar el resfriado. Sin embargo, no olvides que si tu situación se agrava es importante acudir a tu médico de cabecera. Este remedio natural no reemplaza un tratamiento médico.

¿Por qué será beneficioso; qué tiene que ver con un resfriado? Bien, esto va ligado gracias a un aminoácido natural llamado cisteína, el cual, tras la acetilación, puede fluidificar el moco en los pulmones, haciéndolo así mucho más fácil de expulsar.

De la misma forma, el caldo de pollo dificultaría el movimiento de los neutrófilos. Estos matan los gérmenes, pero también provocan inflamación en los tejidos, por lo que el alimento tendría un efecto antiinflamatorio. Sin embargo, se recomienda cautela, puesto que los experimentos aún no han sido comprobados en humanos.

Gran parte de nuestra salud depende de nuestro tracto digestivo. Muchas enfermedades podrían ser provocadas por un desequilibrio de la flora intestinal. Esto se debería una mala y desequilibrada alimentación, excesiva en azúcares y carente de grasas y bacterias.

El caldo de huesos de pollo desempeña un papel muy relevante ya que es de muy fácil digestión, ya que contiene muchos nutrientes. Tanto el pavo como el pollo son excelentes carnes por su bajo contenido graso y alto aporte de proteínas
Existen diversas razones para llevar a incorporar el tradicional caldo de pollo en nuestra alimentación. A continuación nombraremos los beneficios más significativos para nuestro bienestar.

Contribuye a curar y sellar nuestro intestino. Todo gracias a la gelatina que se encuentra en el caldo de huesos, el cual es un coloide hidrofílico. Este atrae y retiene líquidos, incluyendo jugos digestivos, por lo que podría reforzar una buena digestión.

Reduce el dolor articular y la inflamación. El dolor y la inflamación a nivel de las articulaciones podría disminuir gracias al sulfato de condroitina, glucosamina y otros compuestos extraídos del cartílago del hueso del pollo.

El caldo de pollo ayuda a combatir la inflamación. Gracias a los aminoácidos como la glicina, la prolina, la arginina y otros que tienen efectos antiinflamatorios. Se le han encontrado propiedades muy beneficiosas para el tratamiento de la sepsis (inflamación corporal) a la L-arginina. Por otra parte, la glicina también posee efectos calmantes, los cuales nos ayudarán a conciliar de mejor manera el sueño.

Promueve huesos fuertes y saludables con la presencia de calcio en huesos. Este es uno de los beneficios más asombroso que contiene el caldo de pollo. Se produce gracias a las grandes cantidades de calcio, magnesio, entre otros nutrientes que desempeñan un papel muy relevante en la formación de huesos sanos y fuertes.

Piel y articulaciones cuidadas: Si se opta por cocinar un caldo de pollo nos aseguraremos un alto nivel de gelatina y colágeno en nuestro organismo, dos nutrientes esenciales para mantener la firmeza de la piel y las articulaciones cuidadas.

 

 

Compra Mínima 30€