Atención! La entrega se realiza los días Martes y Viernes en la isla de Ibiza.
OFERTA

Bebida de soja ecológica con calcio

Envase de 1L.

1,90 
Selecciona la cantidad de productos que desees:
Tienda

La bebida de soja es una de las bebidas vegetales más consumidas en el mundo. Suelen usarlas personas con intolerancia a la lactosa, aunque, también se usa por otros motivos, como, en el caso por ejemplo de las personas veganas. Los veganos han descubierto en esta bebida una buena fuente de proteínas que no proceden de origen animal, siendo este quizás uno de sus principales beneficios.

Antes que nada, es importante aclarar que la denominada leche de soja, realmente no es leche, sino que es más bien una especie de zumo que tiene un aspecto parecido a la leche. No tiene demasiado sabor, por lo que es la bebida perfecta para mezclar con otros alimentos o bebidas, como, el café y las ventajas de su consumo por los beneficios del café.

Al ser una proteína de origen vegetal, la leche de soya o soja tiene valores nutricionales muy beneficiosos para nuestra salud. Ayuda a tener un corazón sano, previene la osteoporosis, cuida el sistema circulatorio y es un producto óptimo para personas alérgicas o intolerantes a la leche de vaca.

Reduce los niveles de colesterol. Según la FDA, consumir diariamente Leche de Soja, mantiene los niveles normales de colesterol que pueden ocasionar problemas cardiacos o la muerte. Contiene compuestos químicos llamados Fitoestrógenos de probada eficacia, a la hora de reducir el llamado colesterol malo (LDL), inhibiendo los dañinos efectos de los estrógenos naturales del organismo.

Mejora los síntomas de la menopausia. La leche de soya junto con un régimen de ejercicios, disminuye los molestos síntomas de la menopausia, gracias a que tiene entre sus componentes isoflavonas: sustancias que pueden comportarse de manera parecida a los estrógenos femeninos. Estos componentes bioactivos favorecen la salud de la mujer, evitando los bochornos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo o de humor y dolores de cabeza.

Controla la diabetes. La leche de soja es uno de los alimentos con menor índice glucémico, por eso es altamente recomendada para pacientes con diabetes tipo 2 debido a sus efectos antihiperglucémico (impide que suba el nivel de glucosa en sangre) y antihiperinsulinémico (evita que aumente el nivel de insulina en sangre). Al ser baja en grasas, es muy útil en la prevención de aterosclerosis o endurecimiento de las arterias.

Fortalece los huesos. Las bondades de la leche de soja para los huesos son innegables, no solo por impedir la pérdida ósea y evitar la osteoporosis, sino que su combinación de fitoestrógenos y proteínas vegetales es ideal para la formación de hueso. Adicionalmente, la leche de soja mantiene niveles adecuados de calcio en los huesos por su alto contenido de vitamina D.

Contribuye a una buena digestión. La leche de soja metaboliza más rápido los alimentos, razón por la cual ayuda al organismo a digerirlos mejor. Esto se debe a que no pierde sus propiedades nutricionales incluso después de su ebullición. Al no ser lácteo, se convierte en una alternativa sana para aquellas personas que prefieren evitar los productos animales o añadir algo distinto a la alimentación.

Protege la piel. Las propiedades hidratantes, suavizantes y protectoras de la leche de soja, actúan sobre todo tipo de pieles desde las secas hasta las maduras, regenerando el tejido celular y ayudando a que respire mejor. Su función antioxidante, facilita la producción de colágeno y elastina al inhibir los niveles de oxidación de los radicales libres, dando como resultado una piel firme y radiante.

Aunque en general consumir leche de soja no es nocivo para la salud, puede ocasionar algunos efectos secundarios debido a su uso excesivo. La ingesta indiscriminada de la leche de soya puede causar en jóvenes pérdida de la fertilidad temporal; por el exceso de Fitoestrógenos encima de la tasa recomendada. El consumo sin control de la leche de soya puede provocar hipotiroidismo subclínico, cansancio crónico y obesidad. Quienes sean alérgicos o intolerantes a la proteína de soja no deben tomarla. Su ingesta accidental puede provocar urticaria o inflamación de la glotis.

Para finalizar podemos decir que la leche de soja es una muy buena opción siempre que se consuma con moderación. Si queremos sacarle el mayor provecho, debemos incluirla en un régimen de comidas saludable y equilibrado.

 

Compra Mínima 30€